CF Atco. Algorfa 0-1 CFP Orihuela Deportiva

Después de 27 jornadas, lanzamos un aviso a propios y extraños: que nadie pase por esta ventanilla a implorar justicia y, mucho menos, a reivindicarla. 30 jornadas de lucha salvaje y fuego cruzado no van a dejar pie a la duda, pese a la igualdad. Sin dramas. En este punto de nuestras vidas, el CD Cox lidera el grupo mientras que tanto el Orihuela Deportiva como el Sporting Saladar dependen de sí mismos, que como todos sabemos es una de las peores cosas que te pueden pasar en el fútbol. Jugarse un año de trabajo en un partido, qué fortuna. En cualquier otro ámbito de la vida hablaríamos de una desgracia, de una partida a la ruleta rusa. ¿Os lo imagináis?

El encuentro frente al Algorfa tuvo un guion menos emocionante que una partida a todo o nada, a modo de moneda lanzada al aire. Fue una goleada de la prosa sobre al poesía: 0-1, de penalti, en una tarde de poco fútbol y peor tiempo. El Deportiva dominó con sobriedad casi todo el partido, mientras que el Algorfa persiguió camisetas amarillas y esperó las arremetidas del visitante para tratar de robar y salir al contragolpe, con poco acierto.

Tras un saque de esquina de Rosendo en el minuto 12 de partido, Samu Guerrero recibió el balón en el borde del área pequeña y fue arrollado, con los tacos por delante, por un defensor local. El propio Samu transformó (0-1) el claro penalti. Durante la primera parte, tan solo la lesión de Manuel Jesús trastocó los planes del Deportiva, que agobió al Algorfa todo lo que pudo y llegó con relativa facilidad al área rival.

La segunda mitad fue lenta y más trabada, con pocas llegadas del Deportiva y menos aún del Algorfa. Tan solo un tiro al palo de Roque pudo ampliar el marcador, pese a los lanzamientos sin demasiado peligro del propio Roque, Guille o de Raúl. El Deportiva cumplió con su cometido, al igual que sus compañeros de lucha por el ascenso, con la vista puesta en el definitivo encuentro frente al Sporting Saladar de la próxima semana.

Dicen los más optimistas que el hincha es una extensión del escudo en la grada y que delega en otros con las piernas más frescas y con más talento la tarea de representar a su club sobre el césped. Pero no es (solo) por falta de facultades técnicas, físicas o tácticas. El hincha sería incapaz de disputar un encuentro como el del próximo fin de semana, porque le temblarían las manos, se nublaría su visión, le sudarían hasta los tobillos y sus pies, aun otrora bailones y certeros, serían ahora dos muñones torpes, casi nulos. 

Ahora, más que en ninguno de los anteriores 80 partidos de nuestra historia, llega el momento de los jugadores. De los futbolistas con mayúsculas.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: Cristian; José Berná (Kino), Isidro, Vicente, Fede, Edu; Rosendo (Raúl Castaño), Trino (Bambi); Samu Guerrero, Guille y Manuel Jesús (Roque). Ent: Mario Tormo

Goles: 0-1 Samu Guerrero (p.)

Unas 250 personas en el Polideportivo Juan Carlos I de Algorfa