Atlético Orihuela 2-3 Orihuela Deportiva

La temporada ha sido durante 29 etapas una enorme batalla a muchas bandas, pero esta última jornada fue la madre del cordero. Terminar una liga pudiendo quedar campeón, en caso de pinchazo del Cox, o incluso fuera de la promoción de ascenso, si el Saladar ganaba y el CFP perdía su partido en Las Espeñetas. Y con un derbi. ¿Por qué tanto drama?

La primera parte del duelo entre Atlético y Deportiva fue, como en los 5 ejemplos anteriores desde que existe el CFP, un choque a todo poder entre dos equipos que jugaron como si les fuera la vida en ello, aunque solo fuera así para uno de ellos. Pese al control gualdinegro en los primeros 15 minutos, con un cabezazo de Valentinov al larguero y un gol anulado incluidos, el Atlético se repuso y dominó el resto de la primera parte. A pesar de ello, las ocasiones fueron escasas y el mayor espectáculo lo dio la colorida grada, monopolizada por el amarillo y negro del CFP Orihuela Deportiva.

La segunda mitad dio paso al festival de goles y a la tensión radiofónica más carruselística. A las nefastas noticias que anunciaban las victorias parciales de Cox y Saladar, rivales de los amarillos, se unió el primer tanto de los locales en Las Espeñetas (1-0). Un remate de cabeza tras un saque de esquina presagiaba lo peor. La respuesta animosa de la grada no sirvió de estímulo y tan solo 4 minutos después, en un contragolpe, el delantero atlético picó el balón ante la salida de Cristian y a punto estuvo de anotar el segundo. José Berná rebañó el balón sobre la línea de gol y, apenas 5 minutos después, remató de cabeza la gran falta botada por Trino para empatar el duelo (1-1).

Uno de los pocos jugadores que sobrevive desde la primera temporada fue clave en el último partido de liga regular de la tercera, con acciones determinantes en ambas áreas y un partido muy sobrio en la habitual defensa de 3.

Tras el empate llegó la locura, el partido se rompió y Roque aprovechó el balón que Mario Valentinov peinó para prolongar la jugada y, tras ganar en velocidad al defensor, superó por alto al buen portero del Atlético Orihuela (1-2). Una definición magnífica de un futbolista capaz de marcar las diferencias en esta categoría. Tras una liga tensa y llena de altibajos emocionales, los últimos minutos también estuvieron bañados por el drama más circense. Fede anotó en su propia portería el empate (2-2) en una desgraciada acción y, en los últimos minutos, Mario se redimió de los dos tiros fallados frente al portero con un remate a bocajarro tras un saque de esquina (2-3).

Para alegría de muchos, sorpresa de otros y decepción de unos cuantos, el CFP Orihuela Deportiva terminó la liga como subcampeón, igualado a puntos con el ascendido Cox, y se clasificó para el playoff de ascenso a primera regional. Tres años después de iniciar este curioso viaje, el Deportiva reivindica la solidez de su proyecto tanto a nivel social y económico como deportivo. 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: Cristian; Guille, José Berná, Fede; Edu (Juli), Trino, Raúl Castaño, Kino (Abel) -(Yoel)-; Samu Guerrero, Roque (Bambi) y Mario Valentinov. Ent: Mario Tormo

Goles: 1-1 José Berná; 1-2 Roque; 2-3 Mario Valentinov

Unas 500 personas en el campo de Las Espeñetas.