CD Montesinos Tododeporte 0 – 4 CFP Orihuela Deportiva

Los aficionados de los grandes clubes de fútbol del mundo nunca serán capaces de percibir el doloroso orgullo que muestra un equipo cuando juega, desde el minuto 0 hasta el final, con un hombre menos y sin cambios. Nunca han tenido facilidades para apreciar ese perfume mezcla de impotencia y rabia contenida. Eso fue lo que los gualdinegros se encontraron el domingo en Montesinos: un equipo falto de efectivos pero que intentó desde el pitido inicial hacer frente y dar todo lo que tenían. El fútbol de las trincheras es así, duro y feo. Obvio está, que feo es bajo esa mirada carente de perspectiva.

 

Llovió, no podía ser de otra manera. Poca gente en el campo, como casi anticipando lo que sería un partido plácido para los nuestros. Gris el día y victoria sin sorpresa, que no por ello desmerece ni cuenta menos. El Deportiva jugó a placer durante toda la primera parte, tocando balón tras balón y moviéndolo por todo el campo con facilidad, hasta que en el minuto 26 se abrió la lata. Centro por la derecha que remata en el segundo palo Manuel Jesús. Sólo diez minutos después, tras recibir un pase en el flanco derecho, Guille recorta para deshacerse del defensor y la coloca en la parte izquierda de la portería con una tranquilidad pasmosa, ya no nos sorprende (0-2). Y así se llegó al descanso, con la tranquilidad de que el trabajo se estaba haciendo bien.

 

La segunda parte siguió con la misma sinfonía, el Deportiva reinaba en el campo y en el minuto 54, tras remate al travesaño de cabeza por parte de Manuel Jesús, Jose lograba el 0-3. Ya en el 76, Kino con un golpeo raso desde la frontal batía al portero del Montesinos por la derecha. 0-4, tres puntos y el liderato del grupo sigue perteneciendo al fútbol popular.