CF Rafal 0-1 CFP Orihuela Deportiva

Es curioso que el mantra de que «el fútbol hay que pagarlo» lo reivindiquen, sobre todo, los que viven de lo público. Los que juegan en campos municipales, con patrocinios de instituciones locales y subvenciones públicas. Los que costean sus fichajes con ‘entradas’ cuyo IVA nunca se declara y con prebendas políticas. 

Pese al acuerdo entre todos los clubes de la Vega tras las inundaciones de septiembre para que la ‘entrada’ visitante nunca superase los 3 euros, el CF Rafal aprovechó su partido frente al CFP Orihuela Deportiva para saltarse ese contrato verbal. Debemos de tener cara de idiotas los de Orihuela que, además de no disponer de instalaciones dignas para la práctica y explotación del fútbol, sufrimos el síndrome del Robin Hood de pueblo… Que no es sino robarle a los pobres para ser un poco más ricos.

Con la afición gualdinegra animando desde la puerta del campo, el club popular atosigó al Rafal desde el principio. La electricidad de Roque entre líneas provocó desequilibrios y superioridad en la zona caliente del campo. Pese al dominio, el Deportiva solo encontró el área con un buen balón que Valentinov puso para Espadas, que se quedó sin ángulo tras regatear al arquero y no pudo anotar. El propio Adrián Espadas tuvo que abandonar en choque en la primera mitad por una contusión en el hombro.

La segunda parte siguió el mismo guion futbolístico, pese a que los hinchas del CFP ya se hallaban en las gradas del campo. La inconcreción del dominio en ocasiones revirtió el liderazgo del partido y entregó el control al Rafal, que tuvo sus mejores minutos en el tramo final. León, con dos intervenciones de mérito, constata su gran momento de forma y mantiene la portería a cero por segunda semana seguida.

En la última jugada, ya con Rosendo sobre el campo, llegó el milagroso tanto de Abel Sarmiento de cabeza (0-1). El gol hizo justicia al tremendo despligue del Deportiva y al magnífico partido del interior oriolano, que ganó casi todos los duelos en los que intervino gracias a su inteligencia táctica y al buen manejo del cuerpo en cada choque.

El resultado hace justicia al gran partido del Deportiva, que bajo el liderazgo de Mario Sánchez y Antonio Luis ya había ganado el combate a los puntos… hasta que llegó el KO de Abel. Justicia poética.

 

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Fede, Libu; Mario Sánchez, Antonio Luis, Mario Valentinov (Víctor Jara), Roque (Rosendo); Espadas (Abel) y Josan. Ent: Agustín Mompeán

Goles: 0-1 Abel 

Unas 200 personas en el Polideportivo de Rafal