CFP Orihuela Deportiva 1-1 CF San Fulgencio

El Deportiva empató (1-1) en su encuentro frente al CF San Fulgencio tras un dominio inconcreto durante la primera mitad. Pese a las buenas ocasiones de las que dispuso el equipo gualdinegro, incluyendo un lanzamiento a la madera, los visitantes resistieron bien el acoso del equipo popular. Gonzalo, muy activo, fue el hombre más destacado del Deportiva en el primer tiempo y alteró con su desborde el sistema defensivo del rival.

En el segundo tiempo, el dominio se alternó. El plan de juego en largo del San Fulgencio comenzó a generar más inquietud y, aunado al cansancio mutuo, igualó las fuerzas de un partido clave para afianzar la salvación en el caso del Orihuela Deportiva. León tuvo que intervenir con alguna buena parada para evitar el gol visitante. A pesar de eso, un desajuste defensivo en el cuadro local provocó un espacio que el Sanful no desaprovechó. En el minuto 79, cuando el partido se abocaba al empate sin goles, el equipo rival se adelantó con un buen balón cruzado (0-1)

Este resultado revivía a un hundido San Fulgencio, penúltimo en la tabla. Pero en la última jugada del encuentro llegó la alegría para los locales. Trino Andreu cazó en el segundo palo un gran centro de Guille desde la derecha. El atacante remató con brillantez de cabeza y empató un partido (1-1) en el que el Deportiva no merecía perder. Además, este encuentro cierra la etapa de Mario Tormo como entrenador del Club de Fútbol Popular Orihuela Deportiva. 

La despedida de Mario nos hace pensar en el budismo y en qué pasará después cuando todo se acabe. Es una religión sin Dios y, en su cosmovisión, cree que el hombre debe desligarse de las cosas materiales y de las personas porque generan sufrimiento a través de la dependencia que provocan. Pese a ser una definición simplista, ¿no posee el fútbol una verdadera categoría de religión? Una deidad creadora, purgatorio, dependencia, reivindicación de una identidad colectiva, un inquebrantable sentimiento de pertenencia e incluso alcance del nirvana… Siempre y cuando llegue el gol de la victoria en el descuento. Mario no podría practicar el budismo.

Tormo se despidió del CFP Orihuela Deportiva tras dos años y medio llenos de éxitos. Hasta el último día demostró la misma intensidad que le han caracterizado durante todo su mandato en el banquillo. Un tipo que lo deja porque considera que el juego y su club se merecen una entrega del 101% que no puede ofrecer en este momento de su vida.

Su legado nos deja el primer ascenso de categoría de la historia del club, un método de juego que convence a la afición y una forma de manejar los elementos que ha hecho del vestuario una roca frente a los ataques externos. Mario Tormo ha sido el mejor entrenador posible para esta etapa del club. Es un tipo enganchado al fútbol, al balón, al Deportiva y a su gente. Es una unión para toda la vida. Definitivamente, Mario Tormo no podría ser budista.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto (Abel), Mario Sánchez, Raúl, Guille; Víctor Jara (Valentinov), Fede, Manu García, Gonzalo (Trino Andreu); Samu Guerrero y Josan (Andrés). Ent: Mario Tormo

Goles: 1-1 Trino Andreu

Unos 300 espectadores en el Polideportivo de Las Espeñetas