CFP Orihuela Deportiva 2-1 Atco. Algorfa

Ser socio de un equipo de accionariado popular tiene múltiples ventajas. Eres dueño del club al que animas, que además de ser poético te genera un vínculo casi irrompible. Además, eres parte de las decisiones trascendentales de la entidad. Y lo mejor de todo es que vives tranquilo sabiendo que ningún vendedor de crecepelo comprará el equipo, con lo que te ahorrarás el clásico #SOSMiClub. ¿Es necesario movilizar a medio mundo para salvar al club que tu propia ciudad abandonó hace décadas?

No todo es tan bonito, claro. Que tu defensa despeje un balón hacia la nada te duele por el hecho de que pueda acabar pinchado en una palmera, no por la jugada que no llega a nacer. En el encuentro frente al Algorfa proliferaron esas acciones. Balones infinitos por el aire, intercambio de pelotazos y mediocentros defensivos haciendo lo que se espera de ellos. 

En la primera parte tan solo alguna llegada de Abel, quien acumuló hasta 3 ocasiones, puso a prueba a los visitantes. El carrilero oriolano estuvo activo y volcó el peligro del Deportiva al lado izquierdo. El Algorfa, por su parte, solo inquietó con un tiro lejano que golpeó en el travesaño. Con la clara idea de no permitir contragolpes a los rápidos delanteros oriolanos y sin apenas ocasiones de gol, el soporífero choque llegó al tramo final.

En los últimos 30 minutos el Algorfa encontró peligro con balones largos a la espalda del CFP. En un jugada por  banda derecha, el delantero visitante acertó (0-1) con fortuna por encima de León. Con el doble cambio de Tormo, Manuel Jesús y Roque impulsaron al Deportiva con un nuevo aire. En una de esas acciones, y tras varias oportunidades desperdiciadas, Roque puso el empate (1-1) con la electricidad que se espera de él.

En los últimos dos minutos de tiempo reglamentario, y cuando el balón de Yoel entraba tras una salida en falso del portero rival, un defensa visitante sacó la mano para evitar el segundo de los locales y el colegiado lo cazó. Penalti y expulsión, en un hermoso homenaje a Rafa Guerrero. La pena máxima, en botas de Yoel, se fue a las manos del portero, quien rechazó el esférico a los pies del delantero. El rechace, esta vez, sí que entró (2-1) para colocar el marcador definitivo. 

Con esta victoria, el Deportiva recupera el liderato antes de recibir al Sporting Saladar.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Diego (José Berná), Fede, Sergio, Vicente, Abel (Roque); Isidro (Manuel Jesús), Raúl Castaño (Edu), Kino; Samu Guerrero y Yoel. Ent: Mario Tormo

Goles: 1-1 Roque, 2-1 Yoel

Unas 200 personas en el Polideportivo del Palmeral.