CFP Orihuela Deportiva 3-1 Grupo Caliche

Algún día habrá que hablar del masoquismo en el fútbol. ¿Qué otro entretenimiento genera más adicción conforme aumenta el sufrimiento que produce? ¿Por qué moldea el pasado nuestra memoria, obviando la angustia? La nostalgia todo lo puede.

Después de su mejor racha victoriosa desde la fundación del club, el Deportiva demostró que también sabe ganar con padecimiento. La primera parte fue un derroche de virtudes, sobre todo durante los primeros 25 minutos. La segunda, un ejercicio de resiliencia.

No muchos equipos de regional pueden jugar al primer toque, bascular ni cambiar la orientación del juego con un pase largo orientado y voluntario. Sobre todo voluntario. Y los que pueden, normalmente no quieren. En los primeros 15 minutos el club popular ya había demostrado que para él, el partido era una final. De esas muchísimas que todos los equipos dicen jugar cada año, pero que casi ninguno afronta como tal. Un balón a la espalda de la defensa pilareña cayó a Guille, tras la peinada de Yoel. El uruguayo no se puso nervioso y definió con maestría (1-0). Control, pausa y golpeo al lado contrario ante la caída del portero.

Unos minutos después, y tras el trallazo al palo de Yoel en una jugada calcada a la del gol de Guille, Rosendo sembró el terror en el área con un tremendo saque de banda marca de la casa. El toque de testa de Vicente fue la continuación perfecta para que Samu Guerrero rematara al fondo de las mallas (2-0). 

Tras la reanudación, el Caliche sacó su mejor versión, como en el partido de ida en el Pilar, y neutralizó al Deportiva a través de la posesión. Los gualdinegros no supieron recuperar la pelota y apenas crearon peligro. La ventaja en el marcador acomodó a los locales, que recibieron de cabeza el gol visitante (2-1) que, a casi media hora para el final, puso el suspense sobre el césped.

Los peores minutos del Deportiva fueron colectivos, con Isidro y el orden defensivo como ejes vertebradores. El Grupo Caliche trató de zozobrar a los oriolanos por banda y mediante el juego directo, pero fue incapaz de incomodar realmente a León. En los últimos minutos, Rosendo volvió a demostrar por qué es uno de los líderes de este proyecto: saque de banda, balón al punto de penalti, continuación de Vicente con la cabeza y uno de amarillo que rebaña el balón en el segundo palo. ¿Les suena? Fede, en este caso, puso el definitivo 3-1 que asienta una semana más al CFP Orihuela Deportiva como líder en solitario de su grupo. Dulce sufrimiento.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille (Manuel Jesús), Isidro (Sergio), Vicente, Fede, Edu (Diego); Trino (Raúl Castaño), Rosendo; Samu Guerrero, Mario Valentinov y Yoel. Ent: Mario Tormo

Goles: 1-0 Guille, 2-0 Samu Guerrero, 3-1 Fede

Unas 300 personas en el Polideportivo del Palmeral