Daya Nueva 0-2 CFP Orihuela Deportiva

¿Hay algo más peligroso que un grupo de individuos puestos en duda, dolidos, derrotados y con un propósito común? Si no fuera por lo tribal, el fútbol tendría cada vez menos sentido. Es la fuerza del colectivo la que doblega lo previsible, lo lógico. En la Daya, y ante un rival competitivo, el CFP Orihuela Deportiva sublimó el concepto de equipo para reponerse del duro golpe infligido por el CD Cox la semana anterior.

El encuentro comenzó con el Deportiva volcado sobre el área rival, con llegadas de Yoel, Abel o Samu. Fue el propio Samu Guerrero el que finalizó con un leve toque dentro del área (0-1) una jugada en la que participó casi todo el ataque amarillo. El Deportiva agradeció la verticalidad de Mario Valentinov y Yoel y buscó sentenciar con el segundo tanto.

Ya en la segunda parte, y pese a afrontar los minutos decisivos con el viento en contra, tanto León en las pocas llegadas locales, como Rosendo aportando pausa con el balón generaron la tranquilidad que requería el Deportiva. Tras varios acercamientos del CFP, Valentinov lanzó un gran chut que despejó el portero cuando entraba por la escuadra y Samu Guerrero, de nuevo en el lugar y el momento indicado, anotó el segundo (0-2) para cerrar el partido. El más listo de la clase.

Los últimos minutos sirvieron para gestionar la ventaja adquirida con solvencia y determinación. En un duro lance del juego, el equipo local se quedó con un jugador menos por roja directa en las postrimerías del partido. La próxima semana, el Bigastro visitará el Polideportivo del Palmeral en un nuevo duelo directo por el ascenso.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille (Edu), Isidro, Vicente, José (Raúl), Abel (Kino); Trino, Rosendo; Samu Guerrero, Mario y Yoel (Manuel Jesús). Ent: Mario Tormo

Goles: 0-1 Samu Guerrero, 0-2 Samu Guerrero