Orihuela Deportiva 2-0 Torrevieja CF

El Deportiva es propiedad de sus socios. Tanto ellos como los jugadores, técnicos y aficionados son más vegabajeros que los alcasiles, aunque vengan de otra parte. Nacidos aquí o no… ¿qué más da? Un carnet de identidad habla de cualquier cosa menos de eso, de la identidad. Eso es algo mucho más personal que administrativo. 

Cada dos semanas, el Orihuela Deportiva organiza un evento deportivo gratuito que entretiene a más de 400 personas. Y encima malacostumbran a los parroquianos con victorias y un juego alegre. ¿Sería una gran exigencia jugar en un campo que no se caiga a pedazos? Uno sin alardes, que tenga marcador y en el que quepa la gente. Uno en el que pueda entrar una ambulancia si a alguien le da un parraque. Uno en el que no haya que suspender el partido cada vez que sople el viento, por miedo a que te caiga una palmera en la cabeza.

En la dinámica actual de los amarillos, casi cualquier balón al corazón del área termina en ocasión de gol. Así llegó el primer tanto, a los 5 minutos de partido. Un saque de esquina rematado por Vicente se coló entre las piernas del portero torrevejense (1-0) y sirvió para establecer un dominio territorial que duró casi 50 minutos. Mario Valentinov, por la banda derecha, mareó a su marcador como en otros partidos había hecho Guille y generó balones parados y centros al área en casi todas las posesiones. El delantero oriolano está en su mejor momento desde que llegó al Deportiva, y solo el acierto de cara a gol podría mejorar su dulce momento.

A los 23 minutos de partido, cuando el Torrevieja CF empezaba a despertar con varios lanzamientos a puerta que se marcharon altos, llegó el segundo tanto en una falta lanzada por Rosendo (2-0). El balón tocó en un rival antes de entrar y certificó algo que ya sabíamos: El guante de Rosendo no es de segunda regional

El encuentro pasó a una fase extraña en la que el Deportiva no quería el dominio y el Torrevieja era incapaz de tomarlo, y tan solo con arreones y balones en largo podía inquietar a la zaga del CFP. Isidro, imperial una vez más, abortó a través de la anticipación casi todos los acercamientos del rival. 

La segunda mitad mantuvo esa tensión. El Deportiva luchando con un jugador menos tras la expulsión de Rosendo a 40 minutos del final. Compitiendo en calidad de líder y soportando la presión. El Torrevieja, por su parte, falto de argumentos. Las pocas ideas se le terminaron a falta de 10 minutos, cuando el árbitro igualó la contienda y expulsó a un jugador torrevejense, anulando cualquier opción de remontada hasta certificar el 2-0 final.

Tras cuatro victorias consecutivas y siendo líderes en solitario, lo del Deportiva no se puede llamar suerte. No es casualidad que la moneda siempre caiga hacia el mismo lado. Pero es una temeridad pensar que la dinámica no cambiará jamás. Cuando las casualidades se terminen, y las faltas de Rosendo no las desvíe nadie hacia dentro, el equipo serio, seco, unido y funcionarial que queda cuando no queda nada más tendrá que aparecer. La buena estructura creada por Tormo habrá de sacar la cara por el escudo y, sin florituras, atrapar un ascenso que nadie se merece más que este equipo.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: Cristian; Diego (José Berná), Isidro, Vicente, Fede (Sergio), Guille; Rosendo, Raúl, Edu (Trino); Yoel y Mario Valentinov (Samu Guerrero). Ent. Mario Tormo

Goles: 1-0 Vicente, 2-0 Rosendo

Unos 450 espectadores en el Polideportivo del Palmeral