Peña Ilicitana Raval 4-1 CFP Orihuela Deportiva

En el verano de 2004, un equipo simpático, rebelde y bastante limitado sorprendió al mundo entero al proclamarse campeón de Europa. Grecia ejecutó un plan perfecto que fue muy criticado. Que no jugaban bien, decían. Que eran muy defensivos. Hay gente por ahí difundiendo reflexiones de pureza esteta sobre la importancia de lo bello, del juego bonito. ¿Hay algún tratado que defina qué es jugar bien? ¿Conocéis algo más vistoso que un marcador a favor? 

Grecia, por supuesto, nos representa. Pronto comenzaron a vivir de las rentas y perdieron partidos contra Albania o Arabia Saudí. ¿Qué más daba ya? El Deportiva comenzó su cuarta temporada de vida en primera regional y lo hizo con una incontestable derrota. La Peña Ilicitana Raval destrozó a los de Tormo con un 4-1 que nos recordó a esa Grecia de Zagorakis y Katsouranis: después de triunfar en mayo, vacaciones sin fecha límite. 

El partido comenzó siendo una extensión de la pretemporada: errores groseros en defensa y dificultades para circular el balón con fluidez. En el minuto 5, una mala cesión de Vicente para León provocó el error en el despeje del arquero gualdinegro. El balón llegó al delantero del Raval, que anotó sin oposición (1-0)

El mismo jugador, apenas 8 minutos después, disparó desde la frontal del área pegado al palo derecho y anotó el segundo (2-0) para los locales. Más allá del resultado, desastroso, las sensaciones del Deportiva no invitaban al optimismo. Las constantes pérdidas en el centro del campo incitaban a los ilicitanos a aprovechar los múltiples espacios. Con el partido torcido y tras la desafortunada lesión de Vicente, Libu anotó el único gol del CFP en el partido (2-1) tras un saque de esquina de Rosendo cuando los amarillos contaban con 10 jugadores sobre el césped. Un oasis en un mar de imprecisiones y distancias insalvables entre líneas.

Tras la reanudación, los oriolanos mostraron su mejor cara y acumularon varias llegadas. En una de ellas, el CFP dispuso de una falta en la frontal del área rival que Rosendo envió al larguero. Con ese gran disparo murieron parte de las esperanzas de los visitantes, que desde ese momento se encomendaron al fallido balón en largo. La todavía precaria condición física gualdinegra lastró todas sus opciones de remontada y apenas pudo inquietar a la Peña Ilicitana. 

Un penalti de Mario Sánchez tras zancadillear con claridad a un rival dentro del área supuso el tercero para los de Elche (3-1) y entregó el control definitivo del partido al equipo de casa. Poco antes de llegar al final, el Deportiva recibió otras dos noticias negativas. El cuarto (4-1) del Raval tras un tiro desde dentro del área y la roja directa a Libu, tras un derribo por detrás del central cuando el atacante del Raval encaraba la portería del León. La gloria del ascenso ya no da para más celebración: se terminaron las vacaciones.

Por parte del Orihuela Deportiva lucharon: León; José Berná, Vicente (Tatto), Mario Sánchez, Libu, Gonzalo (Mario Valentinov); Rosendo, Raúl Castaño (Víctor Jara); Samu Guerrero; Guille y Josan. Ent: Mario Tormo

Goles: 2-1 Libu

Unas 200 personas en la Ciudad Deportiva de Elche