Poesías ganadoras del II concurso de poesía “Barbacha”

Después de la deliberación del jurado del  II Concurso de poesía “Barbacha”, se ha llegado al siguiente fallo:

La poesía ganadora es la de Diego Villagordo García, de Orihuela, titulada “En el terreno de juego”

En el terreno de juego

El sonido de un silbato
apercibe del comienzo.
El verde manto estrellado
de blanco presenta el duelo.
Guarda su parcela sagaz,
solitario, el cancerbero
y en un desierto de hierba
corre raudo el carrilero,
impenitente en la banda,
como quien busca alimento
-que en otros cercanos lares
fue pasto para el cabrero-.
Centro medido a la testa,
sutil puntapié, certero:
la grada en efervescencia
cuando acierta el delantero
y honra con los brazos en cruz
al campo vibrante, lleno
de gaznates estruendosos,
de corazón gualdinegro.
Ningún hombre queda solo,
ninguno sin su consuelo
si está el alma de Barbacha
en el terreno de juego.

 

Y la segunda poesía en la de Francisco Javier Fernández, de Montesinos, titulada “No quiero guerra”

 

No quiero guerra

 

No quiero guerra, aparté la navaja, roja directa al que encienda
en la vida y en el campo, altivo y desleal, la vil reyerta.
Cuando “tifo” me divierto, no hay nada que más me entretenga,
demostrando a familiares y amigos, y a honradas empresas,
la emoción inherente de implicarse de lleno en tan generosa meta,
caen en fuera de juego especuladores, robaperas y falsos mecenas.
Salta mi equipo, ovación, es día de fiesta, y explota una “boria” de miles y miles de papeletas
Postal de pancartas, bello caos, identidad y emociones, ondean banderas
¿por encima o por debajo de Argentina o Inglaterra?
Yo sigo mi camino, ni Anfield ni la Champions necesito: ¡Esto es Orihuela!
Donde nadie es más que nadie, 90 minutos quitan las penas,
Brota la risa y el orgullo, y la piel de gallina se revela
Aunque vayamos perdiendo, cuando la adversidad aprieta
si rugen mis camaradas, la remontada se palpa, se acerca.
A rival no humillo, detesto el soborno, al árbitro respeto, lo contrario es bajeza,
pero exijo el sudor de tu frente, no beses el escudo y mientas.
Zamarra que obliga a todo: en balón dividido a clavar la pierna.
Si de otro club recibes cantos de sirena, que tu progresión alimenten, en tu futuro piensa,
pero mientras estés aquí promueve y respeta
la honradez que el sueño gualdinegro a bocados desentierra.
Valores democráticos la magia del balompié proyecta, nuestra ilusión es cultivarlos,
y reactivar su grandeza, ya que han sido masacrados a lo largo y ancho del planeta.
Supérate cada día, para vencer no requieres tretas,
que te esfuerces, que seas solidario, que tu actitud sea la correcta.
Conductas prohibidas rechazo, mi única avalancha es interna
pero dentro me arde una bengala, y su combustión será eterna
La chispa la ha encendido el Deportiva, que del letargo nos despierta.
Si no subimos este año, al que viene se ascenderá,
la semilla de un mundo más justo se ha plantado en el Palmeral.

 

Desde el club queremos agradecer a todos los participantes por su participación en dicho concurso y acercar la poesía al fútbol.