Racing San Miguel 2-2 CFP Orihuela Deportiva

El Deportiva cosechó un valioso empate (2-2) en su visita a San Miguel. A pesar de las diferencias presupuestarias, los oriolanos tomaron el mando en los primeros compases del encuentro y mostraron su disposición de jugar de tú a tú frente a los salineros. Tras un balón al palo de Samu Guerrero en el minuto 22, Libu abrió el marcador (0-1) con un remate a bocajarro en el área pequeña. Tras una carambola, el central oriolano fusiló con la izquierda y adelantó a los gualdinegros.

A partir de ahí, el equipo popular no consiguió calmar el partido e imponer un ritmo apropiado para amortizar su ventaja. En una de las llegadas que acometió el Racing San Miguel en los minutos siguientes llegó el empate de penalti (1-1) cuando ya se superaba la media hora de partido.

En la segunda parte, el Deportiva tuvo más dificultades para controlar el centro del campo y, poco a poco, fue sucumbiendo a los intereses locales. Las constantes interrupciones desembocaron en un partido muy trabado, con pocas ocasiones. En una de esas, ya en el minuto 90, el San Miguel se adelantó (2-1) e infundió la sensación de que el partido había terminado. Así lo celebró el equipo local. Pero en el 94, cuando el encuentro agonizaba, Josan sorprendió a todos con un gol (2-2) que hizo justicia a lo visto sobre el terreno de juego y que aplacó los ánimos de los locales.

Con este punto, el Deportiva afianza su posición en la media tabla clasificatoria y ya acumula tres partidos consecutivos sin perder.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille (Sergio), Mario Sánchez, Libu, Gonzalo; Mario Valentinov (Manuel Jesús), Rosendo, Fede (Raúl), Víctor Jara; Samu Guerrero y Andrés (Josan). Ent: Mario Tormo

Goles: 0-1 Libu; 2-2 Josan

Unas 250 personas en el Montesico Blanco de San Miguel

CFP Orihuela Deportiva 2 – 1 Monóvar CD

El Orihuela Deportiva logró una sufrida victoria (2-1) frente al Monóvar. Los de Mario Tormo generaron muchas ocasiones en la primera parte, pero se fueron al descanso con una renta mínima (1-0). En la reanudación, el Monóvar supo frenar el empuje de los gualdinegros y aprovechó una jugada a balón parado para empatar. El gol visitante sembró dudas en las filas del Deportiva. Finalmente, el conjunto oriolano terminó reaccionando y marcó el gol de la victoria en otra jugada a balón parado.

 

Celebración de la victoria – Foto de Mariló Paredes

El Orihuela Deportiva afrontaba el partido contra el colista mermado por una plaga de bajas y sanciones. En esas circunstancias, Mario Tormo aprovechó la polivalencia de Raúl y de Tatto para conformar una defensa de garantías y el equipo local salió al campo sin complejos y con un claro objetivo: comerse al rival. En los primeros compases del partido el Deportiva generó situaciones de superioridad de todos los colores: con balones largos a la espalda de la defensa rival, con velocidad en bandas, y con combinaciones y balones filtrados desde la medular. Los «uys» se sucedían en la grada local, pero el gol no llegaba. Josan, Valentinov y Samu dispusieron de oportunidades claras para adelantar a los locales, pero en unas ocasiones la mala suerte y en otras las decisiones arbitrales impidieron que el gol subiese al marcador. Así fue que no se hizo justicia hasta el minuto treinta y cinco, cuando Samu se zafó de un rival en el centro del campo y deleitó a la grada con un fenomenal pase en profundidad a Josan. El delantero amarillo fue más rápido que los defensas rivales, y tras recibir el balón con ventaja, dribló con sangre fría al portero y convirtió.

Los minutos que transcurrieron hasta el descanso siguieron la línea de los anteriores: el Deportiva avasallaba a su rival, que solo lograba quitarse presión mediante pelotazos largos con clara dirección pero con poco sentido. La nota negativa de la primera parte la puso Raúl Castaño, que hubo de ser sustituido por Fede a causa de una lesión. León dio un susto y también se lastimó la rodilla, pero por fortuna pudo continuar en el campo.

La segunda parte arrancó con cambio de guion. La defensa del Monóvar basculaba y tapaba huecos de manera eficiente, haciendo que el dominio de la pelota de los locales no se tradujese en ocasiones. Además, los balones largos de la zaga del Monóvar empezaron a lograr conectar con su línea ofensiva, que tras un cambio, ganó en dinamismo y protagonismo. Esta mejora visitante se tradujo en ocasiones que, aunque esporádicas, pusieron en apuros al Deportiva. El primer aviso serio llegó cuando un atacante monovero se internó por el pico izquierdo del área local y cayó derribado por Tatto. El árbitro no vio infracción y el suspiro de la afición gualdinegra removió el aire en Espeñetas. Y la siguiente no fue susto, sino muerte. Una falta lateral votada como centro al área fue rematada en posible fuera de juego por un delantero del Monóvar. El árbitro dio validez al gol y la parroquia local torció el gesto.

Faltaban quince minutos y el partido estaba abierto. El dominio de los locales contrastaba con la eficacia de los visitantes, que con muy pocos acercamientos al área estaban obteniendo un botín que se antojaba excesivo. En esos compases, el premio para el Monóvar pudo ser mayor si su atacante llega a marcar en un mano a mano con León. El balón se perdió por la línea de fondo, pero los fantasmas de viejas derrotas volvieron a atormentar por un momento a la afición gualdinegra.

El Deportiva necesitaba y merecía la victoria. Así que la afición local animó a los suyos con fuerza, dando saltos de esperanza sobre la maltrecha grada, como si pudiera inclinar el campo hacia la portería monovera. Y los jugadores del Deportiva reaccionaron con temple y fe en el manual de Tormo: fútbol de posesión y ataque. La convicción de los gualdinegros tuvo su recompensa a falta de poco más de diez minutos para el final. Una falta votada desde la izquierda por Rosendo fue culminada por un cabezazo de Libu. El balón se coló en las mallas de la portería visitante y se desató la euforia en Espeñetas.

En los últimos minutos del partido el Deportiva defendió con solidez los ataques desesperados del Monóvar. Tormo hizo debutar al juvenil Cristian, central de buena planta que, en momentos de tensión, intervino en el juego de manera muy solvente. Mientras, el balón volaba y volaba ante la incapacidad visitante por armar juego y el interés de los gualdinegros por alejar el balón de su campo y amarrar el resultado. Hasta que el árbitro pitó el final y los locales levantaron al cielo puños de victoria sufrida.

Con esta victoria el Deportiva ganó en confianza y demostró disponer de recursos suficientes para responder a la adversidad. Los gualdinegros suman diez puntos y se sitúan décimos en la tabla de clasificación. El fin de semana los de Mario Tormo visitan al Racing San Miguel CF.

Por el CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Raúl (Fede), Libu, Guille; Mario Valentinov (Cristian), Vegara (Manuel Jesús), Rosendo, Víctor Jara; Samu y Josan (Abel). Entrenador: Mario Tormo.

Goles: 1-0 Josan; 2-1 Libu.

Unos 300 espectadores en el Polideportivo Espeñetas.

AFC WIMBLEDON, EL RESURGIR DEL AVE FÉNIX

Centro desde la banda en forma de falta lateral ejecutada por Dennis Wise, y remate de cabeza impecable de Lawrie Sanchez al palo largo del portero… Con ese solitario tanto en el  antológico estadio de Wembley, el Wimbledon FC conseguiría su primera y única FA Cup en 1988. Obviamente sería una hazaña legendaria, pues este humilde equipo al sur de Londres venció en la final al todopoderoso Liverpool, que en la última decada había conseguido cuatro copas de Europa. Es así como la Crazy Gang, apodo recibido a los integrantes de esa histórica plantilla del Wimbledon por su dureza y contundencia en el juego, se ganó por méritos propios el respeto del fútbol inglés.

Este club también posee el logro de ser uno de los equipos fundadores de la actual Premier League en 1992. Sin embargo, bien se sabe que los equipos de fútbol no son uniforme ya que sufren de constantes altibajos. Es por ello que tras catorce años en la élite del futbol inglés, Los Dons (conocido popularmente al club) descienden a segunda división en el comienzo del nuevo milenio, y sumándole el cambio de Plough Line a Selhurst Park, llevaron consigo una inestabilidad económica e institucional que hizo tambalear los cimientos del club londinense. Como si fuera una historia en la que se delucidaba un final trágico, la directiva anunció sus planes de trasladar el club a 90 km al norte de Londres, concretamente a Milton Keynes, ya que consideraban que era la única forma viable de evitar la desaparación. Ahora bien, entra a juicio individual deliberar si habían otros intereses. Finalmente, y por desgracia de sus aficionados, una comisión independiente de la Asociación de Fútbol formada por tres miembros autorizó el traslado a la ciudad vecina en 2002 con el resultado de dos a uno.

Tras esta decisión, una gran parte de la afición se opuso al traslado y cambio de identidad de su club, y es por ello que en 2002 se fundó el AFC Wimbledon, club íntegramente gestionado por sus socios y con una clara oposición al fútbol negocio. Pero esto sería solo el comienzo ya que en 13 años de existencia consiguió 6 ascensos, llevándolo desde la novena división inglesa hasta la League One, equivalente a la tercera división. Por lo tanto, el club gualdiazul ya ha cosechado varias hazañas en su corta vida como el ascenso en 2011 de National League (quinta división) a League Two (cuarta división) en una frenética tanda de penalties en Wembley, llegando así al fútbol profesional. O bien, el ascenso en 2017 a League One contra el Plymouth Argyle repitiendo en la legendaria casa del fútbol inglés. No hay duda de que el crecimiento de este club va a pasos agigantados y muestra de ello es la aprobación para la construcción de su propio estadio ubicado a 200 metros de Plough Lane, la antigua casa del Wimbledon FC, donde la Crazy Gang era referente en la élite del fútbol inglés.

Paradójicamente, y como parte del destino, el AFC Wimbledon se encontraría en League One con el club que le robó su identidad, el Milton Keynes, teniendo así uno de los choques entre fútbol popular y fútbol negocio más candentes del mundo. Durante esta temporada, cabe destacar el único enfrentamiento liguero entre ambos clubes con un 2-1 para el MK Dons. Sin embargo, ambos clubes se encuentran en la parte baja de la clasificación encontrando así al AFC Wimbledon antepenúltimo con 12 puntos y al Milton Keynes con 13 puntos por encima del club popular, pero ocupando dichos clubes plazas de descenso a League Two. ¿Es posible que veamos un apasionante final de liga con estos dos clubes evitando el descenso? Estamos en fechas muy prematuras para vaticinar esas hipótesis. Lo que sí está claro es que el AFC Wimbledon ha demostrado que el fútbol popular es una forma de gestión más que válida para poder competir contra los más grandes, ya que el trabajo y esfuerzo en una gestión asamblearia y democrática puede dar sus frutos pese a la carencia de recursos económicos o figuras mediáticas.

CD Altet 3-3 CFP Orihuela Deportiva

El Deportiva cosechó un empate (3-3) en su visita al Altet. Tras un primer tiempo magnífico, en el que los gualdinegros jugaron sus mejores minutos de la temporada, los amarillos desperdiciaron su ventaja con una segunda parte mediocre en la que el rival fue más intenso y atrevido. 

El partido comenzó de la peor manera posible para los de Tormo. En un par de ocasiones los locales filtraron balones al espacio tras la defensa del CFP y fruto de ello encontraron el camino del gol. En el minuto 7, el Altet consiguió plantarse ante León. Con tiempo para correr y pensar, el atacante rojiblanco no perdonó y colocó el primero (1-0) con un tiro raso pegado al palo. El Deportiva no se arrugó y plantó batalla. Pronto tuvo resultados.

Guiados por Rosendo, el Deportiva le dio la vuelta al partido. El mediocentro del equipo popular participó en los 3 goles de los amarillos tanto en el origen, con un saque de banda al área y otro saque de esquina, y también con un centro magnífico tras una jugada personal por la banda izquierda. Los receptores, en primera o segunda instancia, fueron Víctor Jara (1-1), Josan (1-2) y Samu Guerrero (1-3). Los tres desde el área pequeña, con remates a bocajarro. Los tres con un significado especial. Víctor y Josan hicieron sus primeros goles con la camiseta amarilla. Samu Guerrero, por su parte, escribió una página dorada más en su trayectoria con el CFP Orihuela Deportiva al convertirse en el máximo goleador histórico del club. El atacante de Molins adelantó a Yoel con su tanto y ya lidera la tabla de goleadores en los algo más de tres años de vida de la entidad.

En los últimos minutos de la primera parte el Deportiva aún pudo ampliar la distancia. La alta presión fue determinante para robar varios balones en el último tercio del campo y generar más ocasiones. Víctor Jara, tras una deliciosa combinación con Samu, erró en su definición desde el punto de penalti por milímetros. Josan, también frente al portero tras un sombrero genial al último defensa del Altet, tiró el balón alto en la última oportunidad del primer tiempo.

En el segundo, el CFP abrió el cajón de los fantasmas, se relajó y permitió al Altet entrar en el partido. Los locales olvidaron su mala imagen en la primera mitad y canalizaron el juego por las bandas. Poco a poco fueron acumulando llegadas y tímidas ocasiones, que se acrecentaron en cantidad en peligro con el paso del tiempo. El Deportiva tuvo muchas dificultades para correr a la contra y, además, notó el cansancio en la medular. 

El choque se rompió conforme el agotamiento en el centro del campo amarillo fue absoluto. El Altet propuso un partido de ida y vuelta, el Deportiva no se opuso y lo pagó. Primero con una tremenda vaselina sobre León (2-3) en el minuto 70. Después, y a pesar de quedarse con un jugador menos, el Altet empató tras una jugada embarullada en el corazón del área a la salida de un córner (3-3) a falta de 8 minutos para el final. El Deportiva no pudo rematar el choque, a pesar de alguna buena oportunidad. Andrés la tuvo con un mano a mano que no consiguió materializar. Pese a su buen debut, el gol debe esperar.

Los oriolanos van encontrando momentos de brillantez y demuestran ser capaces de competir y ganar contra cualquiera. Con continuidad y determinación para cerrar los partidos, el equipo nos dará grandes alegrías. El próximo fin de semana tiene una nueva oportunidad. La liga no para, el fútbol no espera.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille, Mario Sánchez (Libu), Fede (Sergio), Gonzalo; Raúl, Rosendo, Mario Valentinov (Andrés), Víctor Jara; Josan y Samu Guerrero. Ent: Mario Tormo

Goles: 1-1 Víctor Jara; 1-2 Josan; 1-3 Samu Guerrero

Unos 300 espectadores en el Municipal del Altet

 

CFP Orihuela Deportiva 0-1 Callosa B

El Deportiva rompió su buena racha, de dos victorias consecutivas, con una dolorosa derrota en casa frente al Callosa B (0-1). No fue un partido cómodo para ninguno de los dos equipos, como tampoco lo fue para los aficionados que se dieron cita en el mermado campo oriolano de Las Espeñetas. Con parte del graderío cerrado, los presentes tuvieron que comprimirse en la debilitada grada que queda abierta. Habida cuenta de la población, historia y magnitud de Orihuela, ¿es posible que tengamos las peores instalaciones deportivas de España?

El equipo callosino se acopló mejor que el Deportiva a un partido que tuvo más golpes que ocasiones. Pese a ello, en la primera parte se vieron las mejores: primero con una doble oportunidad visitante que Cristian salvó con brillantez. Después, con un disparo al larguero ya en las postrimerías de la primera mitad. El Deportiva, por su parte, solo se acercó con una jugada aislada de Josan y con un peligroso remate de Samu Guerrero, en otra ejecución genial de Rosendo a balón parado.

Una salida temeraria del portero callosino acabó con una brecha en la cabeza de Libu que forzó su sustitución en el minuto 34. También Sergio tuvo que ser cambiado en el descanso por un duro golpe que le dejó con un diente maltrecho. A pesar de la dureza del rival, el árbitro permitió los golpes. Con las palabras, eso sí, fue más riguroso. Trino fue expulsado en el minuto 62 tras ver dos tarjetas amarillas por protestar.

Pese a que el rival fue mejor que el Deportiva, tanto en igualdad numérica como tras la expulsión de Trino, estamos en condiciones de afirmar que el arbitraje fue nefasto. De esos que desaniman a los futbolistas, que indignan a los aficionados y de los que desincentivan la afición por el fútbol regional: para ver hostias, nos vamos a un ring. Al menos allí se las pegan profesionales.

En los últimos minutos, cuando el partido parecía abocado al empate, una falta lateral en la parte izquierda del ataque callosino provocó el único gol de la contienda. Un lanzamiento directo magistral dejó el 0-1 definitivo en un balón ante el que Cristian no pudo hacer nada. En los últimos instantes, Rosendo contragolpeó con un chut de falta al larguero, pero al Deportiva le faltó algo de ímpetu para encerrar al rival en esos compases finales.

Pese a la derrota, el CFP muestra mejoría en cuanto al estado físico, se agarra al fantástico inicio de liga de Mario Sánchez en la parcela defensiva y confía en seguir sumando en su próximo choque frente al Altet el próximo fin de semana.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: Cristian; Sergio (Trino), Mario Sánchez, Libu (Fede), Guille, Mario Valentinov (Víctor Jara), Rosendo, Raúl, Gonzalo; Josan (Manuel Jesús) y Samu Guerrero. Ent: Mario Tormo

Unas 250 personas, apiñadas como sardinas, en en Polideportivo de Las Espeñetas