CFP Orihuela Deportiva 1-1 Peña Ilicitana Raval CF

Se cruzan dos amigos rusos por la calle y le dice uno a otro: «¿Sabes que todo lo que nos decían del comunismo era mentira?». Y el amigo, resignado, le responde: «Eso no es lo peor… lo peor es que todo lo que nos decían del capitalismo era verdad».

Cuatro años después sigue vigente la pregunta de qué carajo hacemos aquí. En ocasiones cuesta explicarlo, sobre todo cuando a tu equipo le meten 7. Cuando las razones escasean, conviene mirar a nuestro alrededor. A Luis Rubiales le gustan el dinero y los eufemismos, en ese orden. A jugar un campeonato en Arabia Saudí lo denominó «abrir puertas». El fútbol español, avanzadilla del alquimismo humanista, cambiará el rol de la mujer en el fútbol y, por ende, en la sociedad. Pues no. Como si un torneo que no le importa a nadie tuviese el poder de cambiar alguna realidad social. ¿Ingenuidad eurocéntrica o el cinismo más casposo?

En la misma semana vimos cómo echaban al entrenador del Málaga tras sufrir acoso y extorsión, criterios ambiguos en la aplicación del VAR o el paternalismo de los medios de comunicación que, por un día, se ponen las botas y se salpican con gusto del barro del infrafútbol. Qué simpática es la gente y qué pintorescos esos pueblos de la Copa del Rey, ¿eh?. Qué bonito es el esfuerzo de la aldea gala, la persecución de la gesta. Todo está en equilibrio hasta que el Real Madrid tiene que ir a Salamanca, a uno de esos reductos milagrosos. Unionistas de Salamanca es uno de los mejores argumentos que esgrimir cuando nos pregunten qué hacemos aquí. Que por qué escoger el fútbol popular.  ¿Cómo no vamos a estar del lado de ese club que lucha contra un ayuntamiento golfo, contra un engendro que usurpa instalaciones e identidades y contra unos medios serviles?

El Deportiva cortó la racha negativa que le había reportado cuatro derrotas consecutivas y un peligroso coqueteo con los puestos de peligro. Su empate frente a la Peña Ilicitana Raval (1-1) fue sufrido y llegó al final. 

El primer tiempo fue un intercambio de centrocampismo que solo pudo romper el inocente penalti de Tatto, en un desafortunado despeje. El equipo ilicitano no perdonó desde los 11 metros y se adelantó en el marcador (0-1) en el minuto 35. Pese a la ansiedad del equipo de Mompeán, la Peña no supo rematar el partido en la segunda parte con las ocasiones de las que dispuso al contragolpe. La vuelta a casa de Roque Antolinos, con media hora por delante, insufló energía al equipo. Devolvió la ilusión a la grada y reanimó al conjunto gualdinegro, que comenzó a pisar área y a acercarse a la portería rival.

En los últimos minutos, fruto de esa fe inexplicable, llegó un córner a favor que la afición celebró como un gol. Es una gran metáfora de la fidelidad. Y llegó. El saque de esquina terminó en la cabeza de Hamza, tras un despeje y una prolongación, antes de que el central anotara el empate (1-1). Parece un punto, pero es oxígeno en vena.

En primera regional o en cualquier otra categoría escogemos ser dueños de nuestro club. Con nuestras normas. Asumimos, como decía Umbral, que el deporte no es más que una estilización de la guerra. Y no hay mejor razón por la que luchar que la del fútbol popular; no hay mejor trinchera que la del Orihuela Deportiva.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Libu, Guille; Manuel Jesús, Mario Sánchez, Víctor Jara (Samu Guerrero), Abel (Trino); Espadas (Roque), Josan (Cristian). Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-1 Hamza

Unos 300 espectadores en Las Espeñetas

Castalla CF 7-2 CFP Orihuela Deportiva

El CFP Orihuela Deportiva perpetró el peor partido de su corta historia en Castalla con una humillante goleada por 7-2. El equipo local dominó todos los registros del juego y fue superior a los amarillos. Desde el principio impuso su ritmo y su idea de juego.

A los 5 minutos de partido, un balón a la espalda de la defensa oriolana terminó con un mano a mano y el primero (1-0) para los locales. Esta jugada se repitió una y otra vez a lo largo del partido, con una defensa gualdinegra muy adelantada. La incapacidad para sacar el balón jugado o para tener posesiones largas posibilitaba contragolpes o pases francos del Castalla que, con ventaja para buscar el hueco a la espalda de la defensa del Orihuela Deportiva, encontraba ocasiones claras una y otra vez.

A pesar de este dominio, el Deportiva tuvo unos cuantos minutos de lucidez pasada la mitad de la primera parte. Un brillante centro de Rosendo acabó con un remate certero de Samu Guerrero que acercó a los visitantes (2-1). Los mejores jugadores del Deportiva, un día más, regalaron unos minutos de esperanza en los que el conjunto de Mompeán apretó a su rival y presionó con efectividad la salida de balón del Castalla. Estos esfuerzos fueron en vano, pues justo antes del descanso llegó el tercero (3-1) del equipo de casa.

El modus operandi del Castalla no cambió en ningún momento del choque, por lo que permitirán que omitamos cómo se desarrollaron cada uno de los golpes y goles que recibió el Deportiva durante la segunda parte. Fue una oleada de fútbol en la que el CFP Orihuela Deportiva se mostró incapaz de proponer una idea de juego alternativa y sin la flexibilidad necesaria para variar su ineficaz plan defensivo. Perdió el partido, el golaveraje y mucho crédito.

El Deportiva terminó con 10 jugadores por la expulsión de Valentinov y acumula cuatro derrotas consecutivas tras la nefasta semana en sus visitas a Cox y Castalla.

Ante un escenario tan desolador, cabe destacar la buena actitud del canterano Adrián, la acertada conexión entre Abel y Trino que supuso el segundo gol del Deportiva, el rendimiento ejemplarizante de Rosendo y Samu Guerrero, y la paciencia de los aficionados desplazados hasta Castalla, que animaron sin cesar hasta el último minuto a pesar del frío y de una goleada vergonzosa.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva: Cristian, Tatto (Guille), Fede (Abel), Libu, Ferri; Hamza, Rosendo; Víctor Jara (Adrián), Valentinov, Samu Guerrero (Trino) e Ilyes. Ent: Agustín Mompeán

Goles: 2-1 Samu Guerrero, 5-2 Trino

Unas 300 personas en el Municipal de Castalla

CFP Orihuela Deportiva 3-4 Hondón de las Nieves

Es probable que la perspectiva, el desinterés y la propaganda alteren nuestra concepción de la historia. En la cultura popular, la Batalla de Normandía recibe su homenaje periódico en forma de novela o película. No se habla tanto de la resistencia soviética en Stalingrado, en la batalla más trascendente de la Guerra. Uno de los causantes de que el mundo no se convirtiese en una distopía aberrante fue Vasili Záitsev. Este francotirador produjo más de 200 bajas en el enemigo, fue una pieza clave en la contienda más importante y se le distinguió en vida como un héroe a ambos lados del telón de acero. Si Záitsev levantase la cabeza, la ajustaría a su mirilla ante el paso de Zozulya y Javier Tebas.

El Deportiva también tiene a su propio francotirador. Rosendo Moreno volvió loco al Hondón de las Nieves y estuvo a punto de propiciar un milagro en Las Espeñetas. El Hondón se llevó el choque (3-4) a pesar de que el Deportiva se adelantó con un cabezazo de Mario Valentinov (1-0) tras un saque magistral de falta de Rosendo. Ambos jugadores protagonizaron distintas jugadas clave a lo largo del partido. Una de ellas fue el discutido penalti que Valentinov provocó en su propia área y que el Hondón no desaprovechó (1-1) para situar el empate antes del descanso. 

En la segunda parte, el conjunto visitante tomó el control, aceleró el juego y aprovechó la velocidad de sus hombres atacantes. Un gran gol de falta directa y un mano a mano con León situaron una ventaja (1-3) casi insalvable para el Deportiva, pero los pupilos de Mompeán resistieron y contraatacaron. Primero provocando un penalti que Mario Valentinov no pudo anotar, pero que se convirtió en un saque de esquina que Rosendo transformó en magia. El mediocentro oriolano la puso directa desde el córner y acercó al CFP con su gol olímpico (2-3).

En los instantes finales, el propio Rosendo puso el balón al área con un saque de banda y, tras la lucha de Trino, Guille resolvió el barullo en el área para empatar (3-3) un encuentro que parecía perdido. En el descuento, y con el Deportiva volcado, la árbitra obvió dos claros penaltis a favor de los gualdinegros en la continuación de la misma jugada. A pesar de su cercanía a la jugada, la colegiada se desentendió y dejó continuar el juego. En ese contragolpe, el Hondón anotó su cuarto tanto (3-4) y sentenció un partido que pudo caer para cualquier lado, en el que nadie mereció perder y en el que el CFP Orihuela Deportiva se fue de vacío. Así es el fútbol.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León, Guille, Mario Sánchez, Fede, Abel; Rosendo, Raúl, Víctor Jara (Adrián), Mario Valentinov (Borja); Samu Guerrero (Ilyes) y Josan (Trino Andreu). Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-0 Mario Valentinov, 2-3 Rosendo, 3-3 Guille

Unos 300 espectadores en el Polideportivo de Las Espeñetas

Atlético Catral 1-0 CFP Orihuela Deportiva

El Orihuela Deportiva rompió su racha y, tras seis partidos consecutivos sin perder, mordió el polvo en su visita a Catral. El conjunto local superó en intensidad, juego y ocasiones a los gualdinegros, que no pudieron hacer nada para evitar la derrota (1-0).

Los catralenses dominaron el primer tiempo, a pesar de que el juego fue muy trabado y escasearon las ocasiones. Mario Sánchez intervino para evitar el primero, en un lance oportuno del buen zaguero del CFP. Tras la reanudación, Agustín Mompeán buscó la reacción del Deportiva con la entrada de Trino, pero el panorama no cambió. De hecho, y a pesar de una ocasión de Rosendo en el 18 de la segunda parte, el Catral golpeó con más contundencia. En la siguiente jugada, los locales se adelantaron (1-0) tras un saque de banda en el que encontraron a un hombre liberado en el segundo palo.

A partir de ahí, el Atlético Catral hizo valer su ventaja y gestionó con eficiencia el gol de renta. Incluso pudo ampliar el marcador, pero la falta de puntería y las buenas intervenciones de Cristian lo evitaron. El Deportiva tan solo inquietó al Catral con un gol anulado a Samu Guerrero y sufrió ante el gran número de bajas con el que afrontó el choque. Tras esta derrota, el CFP queda en 11º lugar y recibirá el próximo sábado al Hondón de las Nieves con la ambición de volver a la zona noble del grupo.

Por parte del Orihuela Deportiva lucharon: Cristian; Guille, Mario Sánchez, Fede (Borja), Tatto (Sergio); Raúl Castaño, Rosendo, Víctor Jara, Mario Valentinov (Trino), Samu Guerrero y Josan (Adrián). Ent: Agustín Mompeán

Unos 300 espectadores en el Municipal de Catral

CFP Orihuela Deportiva 1-0 Algueña CF

El Deportiva venció al Algueña (1-0) en un encuentro en el que jugó mejor y tuvo más hambre que su rival. Además, los tres puntos llegaron con un gran gol de Josan en el descuento. ¿Quién quiere golear pudiendo ganar así? Se ha escrito mucho sobre el cosquilleo de los últimos segundos, pero la realidad es casi siempre menos literaria que algunas plumas. Casi siempre. En otras ocasiones el fútbol llega a ser más fantasioso que los mejores fabricantes de ficción.

En los últimos años se ha tomado conciencia del tiempo que se pierde a lo largo de un partido. Es una de las ruinas del juego, pues aburre al personal e interrumpe el ritmo de los partidos. Tal vez el soccer no funcione en Estados Unidos por este tipo de cosas, aunque casi mejor. Los descuentos, provocados por trileros y porteros perezosos, se alargan. Es una gran noticia, como la transmutación de Álvaro Benito. Teníamos un terrorífico cantante y hemos heredado un notable analista de fútbol. Algunas variaciones hacen del mundo un lugar mejor.

El club gualdinegro tuvo dificultades para entrar en el partido y, pese a plantarse con firmeza en el campo, no fue capaz de generar un fútbol fluido. Al contrario, la presión pegajosa del Algueña se atragantó para el Deportiva. Con el paso de los minutos y, coincidiendo con el bajón fisico de los rojiblancos, el equipo de Agustín Mompeán se soltó y consiguió inquietar desde lejos. 

El empate a cero del descanso justificó lo visto hasta entonces y espoleó al CFP Orihuela Deportiva. La segunda mitad comenzó con una actitud y un dinamismo que reclamaban los tres puntos para los de casa. La balanza se terminó de decantar cuando el Algueña se quedó con un futbolista menos tras una brutal entrada sobre León. A partir de ese momento, en el partido imperó la ley de Samu Guerrero. El atacante local dio una exhibición de balones al espacio para las carreras de Víctor Jara y Josan, principalmente. La superioridad de Samu no se concretó en gol, pese a que estuvo cerca en diversas llegadas al área.

Cuando el encuentro moría y la frustración asomaba por Las Espeñetas, llegó el balón al corazón del área. Abel la puso y Josan, solo ante el arquero, fusiló. Tuvo tiempo de controlar, bajarla, pensar y rematar. A veces tanto tiempo es contraproducente, pero gestionó con habilidad los posibles miedos escénicos. Victoria sobre la bocina contra un rival directo. En el descuento. ¿Cómo no nos va a gustar el fútbol? ¿Cómo no vamos a querer al Deportiva?

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille (Tatto), Mario Sánchez, Fede, Gonzalo (Abel); Raúl, Rosendo, Mario Valentinov (Josan), Víctor Jara (Sergio); Trino y Samu Guerrero. Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-0 Josan

Unos 250 espectadores en Las Espeñetas