Albatera 1-3 Orihuela Deportiva

Más de 700 espectadores, animación, colorido, buen juego, ocasiones, emoción y unos cuantos goles. ¿Un partido de segunda regional? ¿Cuántos equipos de superior categoría pagarían por un ambiente como el de El Calvario?

No sabemos si Albatera y Orihuela Deportiva serán los dos mejores equipos de este grupo XV cuando acabe la liga, pero ayer jugaron como si lo fueran. El partido hizo justicia al despliegue emocional de la grada y pasó por todas las fases por las que uno se puede imaginar. El Deportiva cogió el mando durante los primeros 20 minutos. Primero la tuvo Roque, dentro del área, en una clara ocasión que desvió el portero. Después, Yoel lanzó alto un buen chut desde el pico del área.

La segunda parte del primer tiempo fue local, con dominio del Albatera a través de la presión. Ahí llegaron algunas oportunidades, como la magnífica falta lateral que salvó León cuando el balón entraba en la escuadra derecha de su portería. Ambos equipos agradecieron el descanso para recargar pilas e ideas.

En la segunda mitad del partido se precipitaron los acontecimientos. El Deportiva volvió a mostrar su mejor versión de conjunto. El estilo más coral de los de Mario Tormo multiplicó su peligrosidad. A pesar del buen inicio, un penalti por mano de Yoel a la salida de un córner situó el primero (1-0) en el marcador. La respuesta del Deportiva, con una ambición casi obsesiva por ganar el partido, resultó definitiva.

A partir del gol local comenzaron las llegadas en tromba del CFP. Con cabeza, con talento y, sobre todo, con corazón. Un gran centro por banda derecha de Guille terminó con un remate santillanesco (1-1) del otro carrilero, Abel Sarmiento. Resultó una buena expresión del estilo del Deportiva y, también, del talento competitivo de ambos jugadores. Buenos en lo individual y mejores aún en lo colectivo. La celebración de la afición visitante, llena de euforia, pareció más propia de un ascenso que de un empate en liga regular. 

El vendaval del Deportiva durante los últimos 25 minutos despertó aún más si cabe la pasión en la grada, en el banquillo y sobre el tapete. Se multiplicaron las llegadas, los centros de Guille y Rosendo y las galopadas de Yoel. En otra gran jugada de Guille dentro del área, su marcador cayó en la trampa y le zancadilleó ante el primer recorte. Samu Guerrero, recién ingresado al campo tras su lesión, colocó el segundo (1-2) desde el punto de penalti.

En los últimos minutos el Deportiva se gustó, en un acto de redención por el sufrimiento de un partido tan intenso. Manuel Jesús, a los pocos minutos de entrar al campo, anotó el tercer gol en fuera de juego. Apenas un minuto después, y tras regatear al portero en el pico del área, anotó el tercero y esta vez sí subió al marcador (1-3) tras una maniobra genial.

El Deportiva se sitúa líder en solitario tras este meritorio triunfo y recibirá al Torrevieja el próximo sábado (18:15) en El Palmeral. 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille, Isidro, Vicente, Fede, Kino (Abel); Rosendo, Edu (Raúl Castaño); Yoel, Mario Valentinov (Manuel Jesús) y Roque (Samu Guerrero). Ent: Mario Tormo

Goles: 1-1 Abel, 1-2 Samu Guerrero (p.), 1-3 Manuel Jesús

Unas 700 personas en El Calvario de Albatera.

CFP Orihuela Deportiva 3-0 Bigastro CF

Es probable que a los chinos no les gustara la Segunda Regional. Más concretamente, la vegabajera. Esta semana dijo el ilustre Javier Tebas que las tanganas no deben aparecer en televisión. Si los jugadores se enzarzan, la realización del partido debe omitir la bronca y emitir otras imágenes, aun inconexas con lo sucedido. Esta elipsis deliberada y ruin se debe a la apertura de nuestra liga. Al parecer, a nuestros clientes comerciales de oriente no les gusta el barullo.

El partido entre el Deportiva y el Bigastro tuvo intensidad, derroche, brega y muchas disputas. Fue, paradójicamente, un homenaje a lo oriental. Primero, al Señor Miyagi… “dar cera, pulir cera”. Qué manera de repartir. Después, el ‘pequeño saltamontes’ del Deportiva volvió a decidir el partido igual que en el choque de la primera vuelta contra sus vecinos. 

Los amarillos evitaron los errores del pasado. El CFP buscó la portería rival desde el inicio y no se dejó intimidar ante la presión visitante. En los primeros 10 minutos Yoel ya había logrado el primero (1-0) en una limpia definición desde el punto de penalti. El forzado centro de Guille sorprendió a la zaga bigastrense. El partido fue subiendo de temperatura, al tiempo que ambos equipos se cargaban de tarjetas.

La primera parte fue un ejercicio de solvencia competitiva del Deportiva, pero aún mejor fue la segunda. El CFP dominó e hizo daño tanto por banda como a balón parado, con el exquisito guante de Rosendo a los mandos. Kino tuvo varias llegadas por el costado izquierdo, hasta que en una de ellas mandó un balón atrás para que Roque recibiera, recortara y colocara el segundo (2-0) en el electrónico*. Lo del electrónico es una licencia literaria que no se ajusta a la realidad, pues las ruinosas instalaciones del Palmeral no cuentan ni con un marcador que funcione.

León abortó con acierto la ocasión más peligrosa del Bigastro CF. Arques, después expulsado, lanzó una falta a la escuadra derecha del arquero, pero la mejor estirada del partido evitó el gol. Ya en los últimos minutos, Yoel consiguió el tercero (3-0) con una buena definición tras el saque de una falta lateral. El delantero volvió a estar a su mejor nivel jugando como enganche, lo que el equipo agradeció en tareas defensivas y también en transición. Su doblete apuntaló el mejor partido popular de la temporada.

El sueño del ascenso empieza a no ser un cuento chino.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León, Guille; Isidro (José Berná), Fede, Vicente, Edu; Rosendo, Kino (Diego); Roque (Abel), Mario (Manuel Jesús) y Yoel. Ent: Mario Tormo

Goles: 1-0 Yoel, 2-0 Roque, 3-0 Yoel

Unos 300 espectadores en el Polideportivo del Palmeral

Daya Nueva 0-2 CFP Orihuela Deportiva

¿Hay algo más peligroso que un grupo de individuos puestos en duda, dolidos, derrotados y con un propósito común? Si no fuera por lo tribal, el fútbol tendría cada vez menos sentido. Es la fuerza del colectivo la que doblega lo previsible, lo lógico. En la Daya, y ante un rival competitivo, el CFP Orihuela Deportiva sublimó el concepto de equipo para reponerse del duro golpe infligido por el CD Cox la semana anterior.

El encuentro comenzó con el Deportiva volcado sobre el área rival, con llegadas de Yoel, Abel o Samu. Fue el propio Samu Guerrero el que finalizó con un leve toque dentro del área (0-1) una jugada en la que participó casi todo el ataque amarillo. El Deportiva agradeció la verticalidad de Mario Valentinov y Yoel y buscó sentenciar con el segundo tanto.

Ya en la segunda parte, y pese a afrontar los minutos decisivos con el viento en contra, tanto León en las pocas llegadas locales, como Rosendo aportando pausa con el balón generaron la tranquilidad que requería el Deportiva. Tras varios acercamientos del CFP, Valentinov lanzó un gran chut que despejó el portero cuando entraba por la escuadra y Samu Guerrero, de nuevo en el lugar y el momento indicado, anotó el segundo (0-2) para cerrar el partido. El más listo de la clase.

Los últimos minutos sirvieron para gestionar la ventaja adquirida con solvencia y determinación. En un duro lance del juego, el equipo local se quedó con un jugador menos por roja directa en las postrimerías del partido. La próxima semana, el Bigastro visitará el Polideportivo del Palmeral en un nuevo duelo directo por el ascenso.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille (Edu), Isidro, Vicente, José (Raúl), Abel (Kino); Trino, Rosendo; Samu Guerrero, Mario y Yoel (Manuel Jesús). Ent: Mario Tormo

Goles: 0-1 Samu Guerrero, 0-2 Samu Guerrero

Orihuela Deportiva 0-2 CD Cox

Que los partidos no empiezan en el minuto 1 lo sabe todo el mundo. Que ya con la monedita en el aire está el partido en juego. ¿Campo o balón? Pregunta trampa. Cómo se parecen el patio de la escuela y estos bancales del infrafútbol, como el del Palmeral. En el patio del colegio no había moneda, sino duelo a pares y nones, pero ganar el sorteo implicaba elegir primero. Al alto. Al fuerte. O al dueño del balón, factor determinante en finales apretados. Ventajas irremontables.

El Deportiva se pasó 45 minutos jugando con el viento en contra. La monedita. Luchando contra un rival correoso y contra los elementos, y se fue al descanso con una derrota (0-1) y con la esperanza de que el viento siguiera soplando igual en la segunda parte. Y no. El viento se calmó. Fue un perjuicio en lo deportivo, pero al menos nos ahorramos salir en las páginas de sucesos.

Tarde-noche de enero, con rachas de viento que hacían temblar hasta los postes de la penumbrosa luz y entre la agitación de las más de 50 palmeras que circundan el terreno de juego y sus ruinosas gradas. Más de 300 personas presenciando el partido. ¿Todos somos Orihuela?

El CD Cox fue más listo e intenso en un partido que requería ambos ingredientes, y contuvo bien los arreones del Deportiva. La presión agobiante de los rivales incomodó a un CFP que tardó en adaptarse. Cuando el equipo popular se acomodó, llegó el gol de los visitantes. Un buen balón filtrado entre líneas que terminó con una definición impecable a solo unos minutos del descanso.

La segunda parte comenzó con igualdad. Guille se hizo un hueco en la izquierda, como había hecho Kino en la primera parte por la banda derecha. Pero la inconcreción de los amarillos de cara a gol salió cara. Tras un saque de esquina, en el minuto 55, el Cox volvió a golpear (0-2) aprovechando un balón suelto en el área. El gol afianzó a los cojenses en el verde y provocó imprecisiones en los locales. Con ganas, pero con poco acierto, se fue difuminando la opción de puntuar para el líder. 

Ahora el liderato se marcha a Albatera, mientras que el Deportiva visitará al Daya Nueva en una nueva batalla por el ascenso.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Guille, José Berná (Raúl), Vicente, Fede, Kino (Mario Valentinov); Trino (Edu), Rosendo; Roque (Diego), Samu Guerrero y Yoel. Ent: Mario Tormo

Unas 350 personas en El Palmeral.

CD Montesinos Tododeporte 0 – 4 CFP Orihuela Deportiva

Los aficionados de los grandes clubes de fútbol del mundo nunca serán capaces de percibir el doloroso orgullo que muestra un equipo cuando juega, desde el minuto 0 hasta el final, con un hombre menos y sin cambios. Nunca han tenido facilidades para apreciar ese perfume mezcla de impotencia y rabia contenida. Eso fue lo que los gualdinegros se encontraron el domingo en Montesinos: un equipo falto de efectivos pero que intentó desde el pitido inicial hacer frente y dar todo lo que tenían. El fútbol de las trincheras es así, duro y feo. Obvio está, que feo es bajo esa mirada carente de perspectiva.

 

Llovió, no podía ser de otra manera. Poca gente en el campo, como casi anticipando lo que sería un partido plácido para los nuestros. Gris el día y victoria sin sorpresa, que no por ello desmerece ni cuenta menos. El Deportiva jugó a placer durante toda la primera parte, tocando balón tras balón y moviéndolo por todo el campo con facilidad, hasta que en el minuto 26 se abrió la lata. Centro por la derecha que remata en el segundo palo Manuel Jesús. Sólo diez minutos después, tras recibir un pase en el flanco derecho, Guille recorta para deshacerse del defensor y la coloca en la parte izquierda de la portería con una tranquilidad pasmosa, ya no nos sorprende (0-2). Y así se llegó al descanso, con la tranquilidad de que el trabajo se estaba haciendo bien.

 

La segunda parte siguió con la misma sinfonía, el Deportiva reinaba en el campo y en el minuto 54, tras remate al travesaño de cabeza por parte de Manuel Jesús, Jose lograba el 0-3. Ya en el 76, Kino con un golpeo raso desde la frontal batía al portero del Montesinos por la derecha. 0-4, tres puntos y el liderato del grupo sigue perteneciendo al fútbol popular.