CFP Orihuela Deportiva 2-0 UDF Sax

El Deportiva se abrazó a la senda de los tres puntos una semana más. Por tercera jornada consecutiva, el equipo popular se mostró seguro de sí mismo y de sus ideas y pasó por encima de un UDF Sax algo precipitado en el juego de posición. 

Los de Mompeán salieron convencidos de cuál era su cometido, lo que no fue óbice para que el conjunto sajeño se puediera adelantar en los primeros compases del partido. No fue así y el Orihuela Deportiva ganó metros y tuvo más opciones conforme avanzó el partido. Fruto de ello vino el primer gol de los locales. Josan aprovechó un buen balón en profundidad y picó ante la salida del portero de Sax. La vaselina entró con suspense (1-0) y adelantó a los locales.

A partir de ese momento, y pese a la igualdad en muchas zonas y fases del encuentro, el equipo gualdinegro fue capaz de gestionar su ventaja con inteligencia, confianza y seriedad. El equipo popular encadena tres partidos seguidos con la portería a cero y parece adaptarse cada vez mejor a su terrero de juego en el Polideportivo de Las Espeñetas.

En la segunda parte fueron llegando los cambios a modo de refresco mientras que los minutos pasaban. En los instantes finales, cuando el 1-0 se vislumbraba definitivo, llegó la cabalgada de Víctor Jara para hacer el segundo (2-0) por encima del portero, imitando la definición de su compañero Josan. Otro golazo que sirvió para cerrar el partido y alejar la zona de descenso.

Pese a que puedan llegar partidos menos afortunados, el Deportiva disfruta de este gran momento de forma y parece haber dado con un plan que se amolda a la plantilla, al terrero de juego y a la situación clasificatoria.

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Libu, Guille; Mario Sánchez, Antonio Luis (Manu Vegara), Rosendo, Roque (Abel), Mario Valentinov (Víctor Jara) y Josan (Samu Guerrero). Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-0 Josan, 2-0 Víctor Jara

Unos 300 espectadores en Las Espeñetas

30 AÑOS DESDE EL ASCENSO DEL EXTINTO ORIHUELA DEPORTIVA C.F. A 2ª DIVISIÓN

Hace ya casi cuatro años que esta comarca nos vio nacer, y muchas han sido las personas que han relacionado nuestro nombre con el del extinto Orihuela Deportiva C.F.

Allá por marzo de 2016, más de 40 personas votaron mayoría a favor del actual nombre y, unas semanas más tarde, a favor de nuestro escudo, los cuales sin duda homenajean al club que mayor categoría ha logrado en la Vega Baja.

Desde estas referencias más que notorias, siempre hemos querido señalar dos cosas:
1. Ni somos ni queremos ser el extinto Orihuela Deportiva C.F., pero sí queremos rendir ese homenaje al club que más logros deportivos consiguió en nuestra comarca.
2. Recordar y mantener viva la esencia y el porqué de nuestro existir. Aquel club muere por una nefasta gestión, en la que en menos de 5 años pasa de estar a 3 puntos del ascenso a Primera División, a tener que disolver el club en Regional.

La mayoría de nuestros seguidores que empatizan con nuestras ideas, comparten que un club deportivo no debe tener otro fin que el social, y siempre como alternativa al negocio. Crear comunidad debería ser la única base que sustentara el equilibrio de un club. No entendemos otra forma más horizontal y democrática que desde nuestra humilde posición nos permiten los socios que componen nuestro club, y la forma de trabajo asamblearia de la que partimos. Dicha forma está en constante adaptación basada en la autocrítica, el respeto y el trabajo cooperativo.

A día de hoy seguimos creyendo que un club no debe ser de un accionista/grupo mayoritario, y los claros ejemplos latentes, desde el fútbol Regional hasta Primera División, siguen dando la razón a aquellos locos, que por 2016 se plantaron en Murcia para montar esta “vaina loca del Deportiva”.

CF Rafal 0-1 CFP Orihuela Deportiva

Es curioso que el mantra de que «el fútbol hay que pagarlo» lo reivindiquen, sobre todo, los que viven de lo público. Los que juegan en campos municipales, con patrocinios de instituciones locales y subvenciones públicas. Los que costean sus fichajes con ‘entradas’ cuyo IVA nunca se declara y con prebendas políticas. 

Pese al acuerdo entre todos los clubes de la Vega tras las inundaciones de septiembre para que la ‘entrada’ visitante nunca superase los 3 euros, el CF Rafal aprovechó su partido frente al CFP Orihuela Deportiva para saltarse ese contrato verbal. Debemos de tener cara de idiotas los de Orihuela que, además de no disponer de instalaciones dignas para la práctica y explotación del fútbol, sufrimos el síndrome del Robin Hood de pueblo… Que no es sino robarle a los pobres para ser un poco más ricos.

Con la afición gualdinegra animando desde la puerta del campo, el club popular atosigó al Rafal desde el principio. La electricidad de Roque entre líneas provocó desequilibrios y superioridad en la zona caliente del campo. Pese al dominio, el Deportiva solo encontró el área con un buen balón que Valentinov puso para Espadas, que se quedó sin ángulo tras regatear al arquero y no pudo anotar. El propio Adrián Espadas tuvo que abandonar en choque en la primera mitad por una contusión en el hombro.

La segunda parte siguió el mismo guion futbolístico, pese a que los hinchas del CFP ya se hallaban en las gradas del campo. La inconcreción del dominio en ocasiones revirtió el liderazgo del partido y entregó el control al Rafal, que tuvo sus mejores minutos en el tramo final. León, con dos intervenciones de mérito, constata su gran momento de forma y mantiene la portería a cero por segunda semana seguida.

En la última jugada, ya con Rosendo sobre el campo, llegó el milagroso tanto de Abel Sarmiento de cabeza (0-1). El gol hizo justicia al tremendo despligue del Deportiva y al magnífico partido del interior oriolano, que ganó casi todos los duelos en los que intervino gracias a su inteligencia táctica y al buen manejo del cuerpo en cada choque.

El resultado hace justicia al gran partido del Deportiva, que bajo el liderazgo de Mario Sánchez y Antonio Luis ya había ganado el combate a los puntos… hasta que llegó el KO de Abel. Justicia poética.

 

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Fede, Libu; Mario Sánchez, Antonio Luis, Mario Valentinov (Víctor Jara), Roque (Rosendo); Espadas (Abel) y Josan. Ent: Agustín Mompeán

Goles: 0-1 Abel 

Unas 200 personas en el Polideportivo de Rafal

CFP Orihuela Deportiva 2-0 Santa Pola CF

El Orihuela Deportiva jugó como nunca para ganar al líder en un magnífico partido. Desde los primeros compases asumió su rol y aplicó el plan previsto por Mompeán. Esperó al Santa Pola, que tuvo la posesión del balón y poca profundidad, mientras que aprovechó los robos de balón en la medular para montar peligrosos contragolpes.

El primer tiempo fue un ejercicio de concentración y seriedad que invita al optimismo. Pocos equipos vencerán al Deportiva si insiste en este papel rocoso y pragmático. El partido se rompió en el segundo tiempo, en el que Abel aprovechó una internada en el área por el costado izquierdo para cruzar el balón ante el portero visitante (1-0). Sarmiento disfrutó por delante de la defensa y estuvo participativo en el juego.

El CFP pudo gestionar la ventaja por la claridad de ideas, el convencimiento en el modelo de juego y por el buen hacer defensivo de Mario Sánchez y León. El primero volvió a ordenar a los suyos desde su nueva y conocida posición de mediocentro. Por su parte, el capitán León fue decisivo y volvió a parar un penalti clave para el desarrollo del partido y la consecución de los tres puntos, como hiciese en Cox el día del ascenso a primera regional.

La salida de Roque y Samu Guerrero dio frescura al ataque y provocó el empuje de la afición, que estuvo animosa e intensa como en las mejores tardes de fútbol. En el descuento, un penalti a cargo de Adrián Espadas (2-0) cerró el encuentro y desató la fiesta popular. Su primer gol con la gualdinegra llegó con un lanzamiento a lo panenka que nos puso el corazón en un puño. Que sean muchos más.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Fede, Guille; Mario Sánchez, Antonio Luis, Rosendo (Roque), Abel (Samu Guerrero), Mario Valentinov (Adrián Espadas y Josan (Manuel Jesús). Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-0 Abel, 2-0 Adrián Espadas (p.)

Unos 250 espectadores en Las Espeñetas

CFP Orihuela Deportiva 1-1 Peña Ilicitana Raval CF

Se cruzan dos amigos rusos por la calle y le dice uno a otro: «¿Sabes que todo lo que nos decían del comunismo era mentira?». Y el amigo, resignado, le responde: «Eso no es lo peor… lo peor es que todo lo que nos decían del capitalismo era verdad».

Cuatro años después sigue vigente la pregunta de qué carajo hacemos aquí. En ocasiones cuesta explicarlo, sobre todo cuando a tu equipo le meten 7. Cuando las razones escasean, conviene mirar a nuestro alrededor. A Luis Rubiales le gustan el dinero y los eufemismos, en ese orden. A jugar un campeonato en Arabia Saudí lo denominó «abrir puertas». El fútbol español, avanzadilla del alquimismo humanista, cambiará el rol de la mujer en el fútbol y, por ende, en la sociedad. Pues no. Como si un torneo que no le importa a nadie tuviese el poder de cambiar alguna realidad social. ¿Ingenuidad eurocéntrica o el cinismo más casposo?

En la misma semana vimos cómo echaban al entrenador del Málaga tras sufrir acoso y extorsión, criterios ambiguos en la aplicación del VAR o el paternalismo de los medios de comunicación que, por un día, se ponen las botas y se salpican con gusto del barro del infrafútbol. Qué simpática es la gente y qué pintorescos esos pueblos de la Copa del Rey, ¿eh?. Qué bonito es el esfuerzo de la aldea gala, la persecución de la gesta. Todo está en equilibrio hasta que el Real Madrid tiene que ir a Salamanca, a uno de esos reductos milagrosos. Unionistas de Salamanca es uno de los mejores argumentos que esgrimir cuando nos pregunten qué hacemos aquí. Que por qué escoger el fútbol popular.  ¿Cómo no vamos a estar del lado de ese club que lucha contra un ayuntamiento golfo, contra un engendro que usurpa instalaciones e identidades y contra unos medios serviles?

El Deportiva cortó la racha negativa que le había reportado cuatro derrotas consecutivas y un peligroso coqueteo con los puestos de peligro. Su empate frente a la Peña Ilicitana Raval (1-1) fue sufrido y llegó al final. 

El primer tiempo fue un intercambio de centrocampismo que solo pudo romper el inocente penalti de Tatto, en un desafortunado despeje. El equipo ilicitano no perdonó desde los 11 metros y se adelantó en el marcador (0-1) en el minuto 35. Pese a la ansiedad del equipo de Mompeán, la Peña no supo rematar el partido en la segunda parte con las ocasiones de las que dispuso al contragolpe. La vuelta a casa de Roque Antolinos, con media hora por delante, insufló energía al equipo. Devolvió la ilusión a la grada y reanimó al conjunto gualdinegro, que comenzó a pisar área y a acercarse a la portería rival.

En los últimos minutos, fruto de esa fe inexplicable, llegó un córner a favor que la afición celebró como un gol. Es una gran metáfora de la fidelidad. Y llegó. El saque de esquina terminó en la cabeza de Hamza, tras un despeje y una prolongación, antes de que el central anotara el empate (1-1). Parece un punto, pero es oxígeno en vena.

En primera regional o en cualquier otra categoría escogemos ser dueños de nuestro club. Con nuestras normas. Asumimos, como decía Umbral, que el deporte no es más que una estilización de la guerra. Y no hay mejor razón por la que luchar que la del fútbol popular; no hay mejor trinchera que la del Orihuela Deportiva.

 

Por parte del CFP Orihuela Deportiva lucharon: León; Tatto, Hamza, Libu, Guille; Manuel Jesús, Mario Sánchez, Víctor Jara (Samu Guerrero), Abel (Trino); Espadas (Roque), Josan (Cristian). Ent: Agustín Mompeán

Goles: 1-1 Hamza

Unos 300 espectadores en Las Espeñetas